Los mejores aceites para masaje facial según tu tipo de piel

Bote de aceite facial para el rostro

Si encontrar un aceite facial que nos hidrate pero nos haga brilla como una bombilla ya es una tarea compleja, aún lo es más cuando queremos que nos sirva para hacernos masajes de yoga facial (no todos valen, y luego te cuento por qué).

Tras años habiendo incorporado el masaje facial con aceites a mi rutina, he decidido recopilar los que he probado y recomendarte los mejores aceites para masaje facial según tu tipo piel. ¡No volverás atrás cuando los pruebes! Mi piel era seca y áspera y a los segundos de utilizar un aceite para masajear el rostro, desapareció por completo la deshidratación.

Por eso, si puedo, hago mi rutina de yoga facial varias veces a la semana. ¡Es mejor que cualquier crema de alta gama! Y es que la idea es que después del masaje puedas dejar el aceite en la piel para beneficiarte de sus propiedades.

Vamos con los aceites para masaje facial que cambiarán tu rostro y harán de tu rutina de cuidado de la piel un momento aún más especial (no sin antes ver qué requisitos han de cumplir).

5 requisitos que tienen que tener los aceites para masajear el rostro

Antes de meternos de lleno en el listado de aceites para masajear el rostro, hay que tener muy claro cómo deben ser esos aceites para que la rutina de yoga facial sea fácil de hacer y veamos sus beneficios. ¡Por esto, y porque queremos aprovechar las valiosas propiedades de los aceites vegetales!

  1. Textura ligera o poco espesa: lo más importante. ¿Por qué? Pues porque si el aceite es muy espeso o, incluso, tienda a solificarse a bajas temperaturas, va a ser un poco más difícil que una piedra gua sha o un rodillo de jade se deslicen sobre la piel. Al final, el aceite se fundirá, pero la sensación es mejor cuando podemos distribuir un aceite semi-líquido o líquido.
  2. Fácil absorción, pero no instantánea: lo último que he dicho tiene que ver con esto, también. Queremos que el aceite facial se absorba bien, pero que de tiempo a hacernos varios ejercicios de yoga facial (sobre todo si usamos esas dos herramientas que he mencionado). Si lo hacemos sobre el rostro con el aceite habiendo penetrado ya en la piel, podemos irritarla.
  3. Tacto seco al asentarse en piel: esto es un poco más complicado de encontrar, pero lo ideal cuando el aceite se haya absorbido en la cara, es que quede con una sensación de tacto seco. Es decir: que no quede la piel pringosa ni como una bombilla. Aunque te advierto que los aceites el rostro siempre queda con una luminosidad y jugosidad especial (pero bonita).
  4. Adaptado a tu tipo de cutis: como supongo que después te dejarás el aceite en el rostro (por esto el mejor momento es antes de acostarte, así actúa durante la noche), búscalo específico para tu tipo de piel. Así, tienes un 2 en 1: aceite para masaje y de tratamiento facial.
  5. Lo más naturales posibles, y si son ecológicos mejor: todas las propiedades que pueda tener un aceite para el rostro se esfuman si han sido procesados a altas temperaturas o si su composición no es pura. Así que todos los que te recomiendo aquí son naturales, y la mayoría ecológicos.

Dicho esto, empezamos con el listado de aceites para tus rutinas de yoga facial, con dos opciones para cada tipo de piel.

Aceites de yoga facial recomendados para todo tipo de pieles

1. Aceite de argán para yoga facial

Es el aceite más famoso de los últimos años en nuestro país, porque tenemos la suerte de tener el país de origen cerca (Marruecos). ¿Cuáles son estas propiedades tan valoradas del aceite de argán? Para lo que nos interesa aquí, lo primero es que es muy, muy ligero pero también muy hidratante. Suaviza la piel sin aportar nada de grasa y da mucha luz al rostro. Es uno de los aceites faciales con los que más rápido se percibe el efecto, y de ahí su éxito.

Es muy rico en vitaminas, especialmente A y E, antioxidantes y ácidos grasos esenciales (muy necesarios para que la piel no se reseque). Por su textura, es ideal para todo tipo de pieles, también mixtas y grasas, y no genera acné. Las pieles dañadas o sensibles también se benefician de él porque es cicatrizante y calma las irritaciones.

He probado varios, y el aceite de argán puro sin químicos añadidos que recomiendo es este por su relación tamaño, calidad y precio (no es de extrañar que tenga tantas y buenas opiniones):

Botella de aceite de argán puro, el mejor aceite para masaje facial para todas las pieles

2. Aceite de borraja

El aceite de borraja es un tesoro para la piel, y sus propiedades lo hacen adecuado para todo tipo de cutis. Los ácidos grasos gamma-linolénico (GLA) hacen que sea un aceite muy hidratante que fortalece la barrera protectora de la piel. Su textura suave y sedosa que deja la piel flexible y confortable durante todo el día, casi como si hubieras utilizado una crema muy nutritiva.

¿Tienes miedo a que te salgan granitos? Su grado comedogénico no es muy alto (2), así que con un uso moderado no debería haber problema. A cambio, es un aceite que también es un potente regenerador celular y que ayuda a reducir la pérdida de colágeno.

Para masaje, recomiendo este por tener una textura más ligera que la de otras marcas:

Aceite borraja yoga facial todo tipo pieles

Los 2 mejores aceites para masaje facial en piel mixta

1. Aceite de jojoba

El aceite de jojoba se extrae de la planta Simmondsia chinesis y es originario del norte de Méjico. Ha saltado a la fama hace pocos años debido a que es un aceite muy bien tolerado en las pieles mixtas y con tendencia a los brillos (a veces, también da buen resultado en pieles grasas, aunque por experiencia no lo recomendaría en caso de acné).

Esto es debido a que es un aceite facial con acción seborreguladora, o lo que es lo mismo, que regula la secreción de sebo en todas las zonas del rostro. Esto quiere decir que equilibra las partes más grasas y las zonas más secas del rostro. Donde hay deshidratacón, refuerza la zona con lípidos esenciales.

De hecho, es un aceite con una composición muy interesante porque contiene un 97% ceramidas, unos compuestos que nuestra piel posee de forma natural. Precisamente por esto, su textura es diferente a la de los demás aceites: tiene una absorción rapidísima y un tacto muy seco.

Por eso, este es sin duda el mejor aceite para masaje facial de las pieles mixtas, que te irá de fábula para los masajes de yoga facial porque no te dejará la piel grasa y te la estarás hidratando sin obstruirla, a la vez.

El que yo he probado, que mejores valoraciones tiene y un muy buen precio por la cantidad (100ml que dan para usarlo también en cuerpo y pelo) que trae y su calidad, es este:

Botella de aceite de jojoba puro, un aceite facial ideal pieles mixtas

2. Aceite de avellana

El aceite de avellana es una opción maravillosa para el cuidado de la piel, en especial para aquellas con piel mixta. Este aceite penetra en las capas de la piel sin dejar una sensación pesada o grasa, gracias a su textura es ligera y de tacto seco.

Es ideal para equilibrar la producción de sebo en diferentes zonas del rostro, y como es rico en ácidos grasos monoinsaturados, manteniene la piel hidratada y flexible. Ayuda a dar elasticidad al rostro y aporta una sensación de suavidad.

El aceite de avellana se obtiene mediante primera presión en frío, lo que conserva sus propiedades beneficiosas. Es rico en vitamina E y minerales, así es efectivo regenerando la piel y disminuyendo la presencia de cicatrices. Su aplicación regular puede reducir la aparición de manchas y mejorar la luminosidad de la piel, sobre todo si lo utilizamos en la rutina de masaje facial con una piedra gua sha o un rodillo de jade.

El que recomiendo es este de Aromalabs, que es ecológico. Se absorbe de maravilla pero nos deja tiempo para los distintos ejercicios de yoga facial que queramos hacer, y apenas tiene olor. Por no hablar de que al ser puro y muy concentrado, cunde muchísimo:

Aceite avellana para masaje facial piel mixta

Los 2 aceites de yoga facial recomendados en piel grasa

Al elegir aceites de yoga facial para piel grasa buscamos aceites que no obstruyan los poros ni dejen una sensación pesada en la piel. Tienen que tener una textura más bien ligera, que sepamos que no sea comedogénica, y que se absorba bien.

En cuanto a su acción, como después del masaje van a permanecer en la piel, necesitamos que tengan cierta acción reguladora del sebo. Pero sobre todo, que dejen la piel calmada y descansada, con ese puntito de hidratación y jugosidad que tanto nos gusta. Dos aceites que cumplen con todo esto, son los de pepita de uva y de camelia.

1. Aceite de semilla de uva

Del aceite de la semilla de la uva se pueden beneficiar las pieles grasas o muy grasas, porque es muy líquido y ligero y es no comedogénico (no produce granitos). Como indica su nombre, se obtiene de las semillas de la pepita de la uva, cuyo nombre en latín es Vitis Vinifera (sí, de la misma de la que se extrae el vino).

Al igual que el vino, el aceite de semilla de uva contiene polifenoles naturales con un nivel de actividad antioxidante altísimo. El más conocido de ellos es el resveratrol, que tuvo una época de mucha fama, y que protege a la piel de los radicales libres que provienen de la contaminación o del estrés.

Es sin duda el aceite para yoga facial que recomendaría a la pieles grasas porque por su textura cunde mucho, hay que usar muy poca cantidad, y se desliza muy buen en la piel con un rodillo de jade o un gua sha.

Y si además es anti-edad, suaviza la piel (gracias a sus ácidos grasos Omega 3 y 6) y no nos deja película grasa ni nos obstruye los poros… ¿para qué seguir mirando?

El único que te recomendaría de los disponibles en Amazon es este de la empresa Essenciales. Son de Barcelona, conozco al equipo y sé que buscan los mejores aceites de todo el mundo:

Botella de aceite facial de semilla de uva ideal para piel grasa

2. Aceite de camelia

El aceite de camelia es una joya que tenemos la suerte de que fabrique en nuestro país. Es un aceite que no obstruye para nada los poros (con un nivel de comedogeneicidad de 1), pero hidrata e ilumina la piel muchísimo. Como en el aceite anterior, la razón es su elevado nivel de antioxidantes, pero sobre todo la cantidad de ácido oleico (Omega 9) que contiene.

¿Qué notarás? Además de mucha luz, piel menos inflamada. Y si lo usas de forma regular, verás como se regenera más rápido. Su textura es menos ligera que la del aceite de pepita de uva, con un punto mayor de consistencia, pero es muy suave y agradable. Gracias a eso funciona incluso mejor para el masaje facial, ya que tarda un pelín más en absorberse.

Para enamorarte de este aceite tienes que usar el que fabrica en España la marca Acemelia, ya que allí crecen las flores de las que se extrae la semilla:

Aceite camelia para yoga facial en piel grasa

Aceites de masaje facial aptos para la piele con acné

No me olvido de las pieles con tendencia al acné, porque yo lo he sufrido mucho tiempo y hay que vigilar muy bien lo que se utiliza, sobre todo en yoga facial, que la piel va a estar expuesta al aceite un buen rato.

Una piel con acné suele usar productos muy astringentes y por ello estar deshidratada, así que al utilizar un aceite facial lo que se siente es mucho confort. Si eliges el corecto, al acabar tu sesión de masaje facial te notarás la piel hidratada, pero también regulada y muy en equilibrio.

Para ello, hay que buscar aceites similares a los de piel grasa, pero que tengan acción antibacteriana, antiséptica, cicatrizante… Vamos, que inhiban la proliferación de la bacteria que causa el acné. Hay dos que están muy enfocados a esto último:

1. Aceite de escualano con árbol del té

El mejor aceite para masaje facial en caso de acné será uno muy ligero y con ingredientes que ayuden a desinflamar los granitos, cicatrizar y con cierta acción antibacteriana (es decir, que inhiba el crecimiento de la bacteria que causa el acné).

¿Cuáles son estos ingredientes? El mejor es el aceite esencial de árbol del té (Melaleuca alternifolia en latín), utilizado incluso tanto en cosmética y medicina natural como de farmacia para sanar todo tipo de infecciones producidas por hongos y bacterias (acné, caspa, hongos en la piel y en las uñas, piojos…).

Hay que tener un poco de cuidado con él porque aplicado directamente en la piel es fuerte, y siempre hay que diluirlo en otros ingredientes. Lo más adecuado es buscarlo en un producto que ya venga formulado junto con otros aceites vegetales, como en este que te recomiendo.

Su composición es perfecta porque contiene escualano, un aceite no comedogénico ideal para la piel acnéica. En la misma línea, lleva también aceite de jojoba, y un porcentaje pequeño de rosa mosqueta para luchar contra las marquitas. Lo probé hace algunos años y fue amor a primer uso:

2. Aceite de comino negro bio

El aceite de comino negro, extraído de las semillas de Nigella sativa, es un tesoro natural con propiedades beneficiosas para la piel, especialmente para aquellas propensas al acné.

Con respecto al anterior aceite tiene un plus, y es que además de ser antibacteriano y ayudar a curar los granitos, es muy antiinflamatorio y calmante. Eso es gracias a la vitamina D, que alivia el enrojecimiento y protege contra la descamación. Luego, contiene vitamina E, que participa en procesos metabólicos en todas las capas de la epidermis para que se regenere mucho antes.

Puede aplicarse puntualmente sobre granitos para secarlos y reducir la inflamación, pero como su textura es ligera y no deja un rastro graso, es también perfecto para las sesiones de yoga facial. Se absorbe bien en la piel, y se nota en seguida su acción calmante porque se notan menos las rojeces.

Por cierto: tiene un aroma característico, pero no es abrumador. De hecho, esta es la señal de que estás ante un aceite de comino negro puro, como este que te recomiendo:

Aceite comino negro yoga facial acné

Los aceites para yoga facial que mejor funcionan en pieles secas

Las pieles secas necesitan aceites más densos y un poco más grasos que aporten muchísima nutrición. Normalmente, serán aceites ricos en ácisos grasos y vitaminas, que ayudan a mantener la piel elástica y a eliminar la tirantez. Aun así, es posible encontrar opciones que sean agradables de masajear y no dejen el rostro pringoso, como son estos dos que te recomiendo: el de aguacate, y el de granada.

1. Aceite de aguacate

El aceite de aguacate es una excelente opción para las pieles secas, porque tiene en su composición unos lípidos ricos en ácido oleico. Estos lípidos ayudan a hidratar profundamente la piel, suavizando la apariencia de líneas finas.

Es un aceite que nutre y regenera muy bien gracias a las vitaminas A, D y E, que dejan la piel suave y flexible. Además, eol aceite de aguacate tiene propiedades antiinflamatorias que pueden calmar la piel irritada y reducir la inflamación. Esto es beneficioso para las pieles secas propensas a enrojecimiento o descamación.

La textura del aceite de aguacate es densa y rica, pero no espesa. Esto permite que se absorba lentamente y sea ideal para una rutina de masaje facial completa. Consejo: no compres los de supermercado para la piel. No todos son virgenes, y la mayoría han sido muy procesados para que al cocinar no dejen sabor ni olor. Este de aquí sí es para uso facial:

Aceite aguacate para masaje facial piel seca

2. Aceite de granada

Lo interesante del aceite de granado es su perfil de antioxidantes naturales. Los más potente, el ácido elágico y la vitamina C, que trabajan juntos para neutralizar los radicales libres y proteger la piel de los daños causados por el sol y la contaminación (ya sabes que son los principal causantes del envejecimiento prematuro de la piel).

Por si fuera poco, ese ácido tiene cierta acción antimanchas al inhibir la producción excesiva de melanina. Pero lo mejor es su efecto revitalizante y la jugosidad que deja en la piel, contribuyendo a ese efecto buena cara tan deseado.

La textura del aceite de granada es incluso un poco más densa que la del aguacate, así que es la mejor opción para pieles muy sevas y dañadas. Aun así, puedes usarlo como parte de tu rutina de masaje facial porque tarda un poquito en absorberse. Sobre todo, hazte con uno virgen y prensado en frío para que mantenga sus propiedades, como este:

Aceite granada para yoga facial piel seca

El mejor aceite para masaje facial en pieles con manchas

No podía ser otro que el aceite de rosa mosqueta. Uno de los aceites más regeneradores que existen gracias a su equilibrado perfil de ácidos grasos esenciales (contiene tanto Omega 3 o ácido linolénico, como Omega 6 o ácido linoleico, que reconstituyen la barrera cutánea) y a las vitaminas A, C y E. Por ello es muy empleado para manchas y pigmentaciones de todo tipo, cicatrices post-quirúrgicas, quemaduras y estrías.

Una de esas vitaminas, la A, actúa como retinol natural. Esto significa que es muy efectiva alisando la piel, que se ve más firme y tersa. No en vano la llaman «la semilla de la juventud eterna».

Eso sí, no es tan ligera como el aceite de argán (aunque es bastante parecida), por lo que tendría algo más de cuidado si tuviera la piel grasa. Y ojo, existen dos tipos de aceites de rosa mosqueta; hemos de buscar el que proviene de la semilla de la rosa rubiginosa (tiene una acción más profunda en la piel).

Para este aceite yo siempre me he ido al de la marca Pranarôm, que es una marca francesa de Aromaterapia. Nunca falla, y así lo dicen todas sus opiniones:

Botella de aceite de rosa mosqueta puro bio para la cara de la marca Pranarôm

El mejor aceite para yoga facial en pieles maduras

¿Conoces el aceite de germen de trigo? Este aceite es un bombazo nutritivo y muy, muy redefinsificante en pieles maduras. Pero tiene el inconveniente de que su textura es un pelín espesa, y esto no facilita los masajes faciales. Ahora imagina que viniera mezclado con otros aceites igual de buenos para tu piel, específicos para piel madura: ¡lo tengo!

El aceite para piel madura de Matarrania (marca española de Teruel) es una mezcla perfecta de aceites: oliva, germen de trigo, avellana y rosa mosqueta, con un olor a geranio muy sensorial que hace que sea un placer aplicarlo. Se puede utilizar tanto en el rostro como en el cuello y el escote, y aunque hidrata y nutre mucho, doy fe que no deja la piel grasa.

Sus aceites han sido escogidos por sus beneficios para la piel madura: son reafirmantes, impulsores de la formación de colágeno y la elasticidad de la piel, anti-manchas y muy nutritivos y regeneradores. Lo mejor lo puedes ver al entrar en la ficha del producto en Amazon (un precio espectacular por su altísima calidad):

Botella de aceite facial para piel seca y madura de la marca Matarrania

Cómo realizar el masaje facial con aceite en solo 3 pasos

¿Ya tienes claro que aceite es para ti? Veamos cómo hacerte ese masaje facial con 3 pasos muy sencillos:

  1. Escoge el mejor momento: al levantarte por la mañana, o al irte a dormir por noche: haz tu rutina de yoga facial como parte de rutina de cuidado de la piel, porque así te aseguras que antes has limpiado bien tu cara (esto es fundamental porque si no, el aceite se mezclará con el sudor o cualquier otro producto que lleves ya aplicado y no se absorberá). Además, luego podrás dejarlo como tratamiento.
  2. Usa un hidrolato antes del aceite: una vez vez hayas lavado el rostro, pulverízate un agua floral, un agua termal o un tónico facial. Espera unos segundos a que absorba un poco, y aún con el rostro húmedo aplica 4-5 gotas del aceite facial bien repartidas por toda la cara. Esto ayudará a que el aceite penetre mejor.
  3. Empieza a deslizar una piedra gua sha o un rodillo de jade: ya puedes empezar los movimientos tu masaje facial. No te recomiendo hacerlo con los dedos porque la piel de las manos va a absorber parte del aceite que hayas puesto en tu rostre, mientras que el material de estas herramientas no. Haz movimientos por un total de entre 10-15 minutos.

¡Y poco más! Cuando acabes, tu piel ya habrá absorbido el aceite (si no, entonces sí masajea un poco con tus dedos). Por cierto, te dejo una imagen con los beneficios de incorporar el rodillo de jade en tus masajes 😉

Imagen de un rodillo de jade con los beneficios escritos y un rostro al lado

Fuente: Cremas Caseras

Preguntas frecuentes sobre los aceites para masajes faciales

1. ¿Es bueno utilizar el aceite de coco para yoga facial?

El aceite de coco el no cumple con todo lo del primer apartado de este artículo. Y es que es extremadamente espeso, graso y muy, muy comedogénico. Sí, el aceite de coco obstruye muchísimo los poros y he llegado a ver como una persona con la piel seca se llenaba de granitos y comedones por utilizarlo. Ese espesor tampoco facilitada nada que el gua sha o el rodillo de jade se deslicen en la piel.

Mucho mejor el aceite de oliva virgen bastante menos graso y con muchos beneficios para la piel:

  • Rico en ácidos grasos y vitaminas E y K
  • Altamente emoliente y reconstituyente
  • Evita la pérdida de agua y la deshidratación
  • Suaviza y calma la piel
  • Revitalizante y antienvejecimiento
  • Con polifenoles antioxidantes
  • Protege de los radicales libres

Y lo mejor es que lo tenemos muy cerca, a mano en cualquier lugar, y a muchos precios entre los que escoger.

2. ¿Qué es mejor, crema o aceite para masaje facial?

La elección entre crema y aceite para masajes faciales depende de las necesidades de tu piel. Ambos productos tienen la misma finalidad: facilitar el deslizamiento de las manos (o de la piedra gua sha o el rodillo de jade) durante el masaje, pero hay algunas diferencias entre ellos.

La crema suele ser más espesa y cremosa, se absorbe más lenta y proporciona mayor fricción, lo que la hace ideal para masajes más profundos. En cuanto a tipo de piel, las cremas son ideales para el yoga facial en pieles pieles secas o deshidratadas, pero también apta para todo tipo de piel.

El aceite, por lo general, es más lubricante y menos absorbente (aunque depende del tipo). La principal ventaja de esto el que el tiempo de masaje puede ser mayor, y las herramientas que usemos se van a deslizar mejor sin dañar ni sensibilizar la piel. Si lo escogemos bien, no tiene por qué obstruir ningún tipo de piel, un aceite vegetal puro tiene muchas propiedades beneficiosas.

¿Tienes alguna otra pregunta? Déjamela en comentarios y la añadiré para contestarla. Mientras, te dejo un par de artículos que te pueden ir de lujo para decidir si te haces con un rodillo de Jade o una piedra gua sha, (¡los dos auténticos y no falsos, claro!). Espero que esta guía te haya sido de utilidad, y nos vemos en la siguiente.

Namasté,

Patricia.

3 comentarios

  • Hola, Patrícia,
    Qué chulo tu artículo, me ha gustado mucho. Una consulta. Cómo mezclarías un aceite vegetal, por ejemplo argan o jojoba, con aceite esencial de lavanda? Sería apto para piel seca o madura? Muchas gracias. Valoro mucho tu opinión dentro de este mundo de la cosmética bio y natural a veces tan complejo.

    Responder
  • TENGO 54 AÑOS… ¿¿¿ COMO DEBO HACER MASAJE EN LA ZONA SUPERIOR DE LOS LABIOS (CODIGO DE BARRAS O BIGOTE CHINO)??? ES LA PARTE DE MI CARA DONDE NOTO MAS LAS ARRUGAS.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *